Aroma, una estrategia innovadora del marketing sensorial

En la actualidad, la mercadotecnia hace uso de todos los sentidos de una persona para promocionar sus productos y servicios en busca de crear experiencias de compra y fortalecer su identidad de marca. El olfato, como uno de los sentidos más poderoso, es capaz de hacernos recordar momentos, acciones y lugares específicos con un brillo que va más allá de la detección de olores.

El marketing olfativo, uno de los principales componentes del marketing sensorial y neouromarketing, consiste en la elaboración de un vínculo emocional entre cliente y marca mediante aromas específicos, en que se llega a influenciar el comportamiento de consumo.

¿Cómo puede ser esto posible? Los seres humanos contamos con una memoria olfativa mediante la cual podemos crear sensaciones y asociaciones gracias a un proceso ligado al sistema límbico del cerebro, una estructura que procesa información llevada por los receptores de olores, el cual llamamos bulbo olfatorio. De acuerdo con Bernd H. Schmitt, profesor en el departamento de marketing de la Universidad de Columbia, las personas recordamos el 35 por ciento de lo que olemos, frente a un 5 por ciento de lo que vemos.

La gente promedio puede llegar a reconocer alrededor de 10 mil olores diferentes y recordar a través de la nariz un aroma con 65 por ciento de precisión después de un año.

Ante esto, el olfato llega se convierte en un gran aliado por ser el sentido de mayor asociación. La identidad de marca se ve reforzada gracias a un odotipo que desata una percepción de exclusividad dentro del negocio y fomenta la fidelidad del consumidor.

El aroma provoca potentes efectos en el comportamiento humano, las fragancias bien implementadas despiertan sensaciones que generan un estímulo para el consumidor al momento de ingresar a una tienda, lo que lo vuelve susceptible. Los clientes pueden permanecer más tiempo dentro del lugar debido a un ambiente agradable, lo que provoca que puedan apreciar los productos de una forma más positiva.

Para algunos el aromarketing es algo novedoso y aún desconocido, pero la realidad es que se ha posicionado de gran forma en el mercado desde la década de 1990. En estos momentos a los negocios y empresas ya no les basta sólo con promocionarse dentro de los medios de comunicación como la televisión, radio o prensa, lo que quieren es diferenciarse del resto para crear un posicionamiento dentro de las mentes y recuerdos de los consumidores.

De la misma forma también se incluyen beneficios corporativos, los cuales llegan a fomentar un ambiente adecuado para el personal. Este se efectúa en las áreas de trabajo para incrementar el ánimo y concentración, junto con la productividad y rendimiento hasta en un 14 por ciento, llegando también a reducir los accidentes laborales hasta un 21 por ciento, incluido el estrés, la fatiga y ansiedad.

Como se puede entender el marketing olfativo es un método persuasivo que tiene diversas aplicaciones y se encuentra al alcance de cualquiera. Es una tendencia que busca seducir al cliente y crear armonía en el aspecto laboral, donde cada día se embarcan más cadenas empresariales y negocios únicos para destacar sobre otros. Una rama que forma parte de un todo en que los sentidos se exaltan y la compra se vuelve una experiencia.

Bibliografía:

Schmitt, Bernd (1999). Experimential Marketing. España: Deusto. pp. 208-2013

Sin Comentarios

Publica un comentario

WhatsApp chat WhatsApp