¿Cómo crear una experiencia de compra en mi negocio?

No hay una fórmula mágica ni un manual que dicte paso a paso como enamorar a tus clientes. Si te dijera que existe una receta para conquistar a tu pareja con gramos, medidas y tiempos exactos probablemente pensarías que es falso, porque las relaciones se construyen mediante actitudes y acciones que crean momentos y experiencias únicas. Del mismo modo funciona la relación con los clientes, ellos valoran las experiencias y las emociones vividas.

¿Quién es tu cliente?

Antes de hablarte sobre cómo crear experiencias, me gustaría comenzar invitándote a que realices una introspección sobre la percepción que tienes de tus clientes. Puede que les des un gran servicio y tu negocio posea una excelente atención al cliente pero si la perspectiva general que tienes sobre ellos es que son números y gráficas es probable que te sea difícil pensar en la parte experiencial.

Si entendemos que cada cliente es un ser humano, individual y distinto a los otros comprenderemos que cautivarlo con nuestra marca implica una estrategia estudiada, puesto que las personas somos complejas: traemos cargas culturales, idiosincrasias y personalidades creadas a partir de contextos muy específicos.

Esto no quiere decir que conquistarlos sea un trabajo casi imposible, al contrario, es esta humanidad lo que nos permite conectar con las marcas y crear fidelidad hacia productos y servicios. La humanidad está relacionada con las emociones antes que con la lógica y por ende las experiencias positivas son una constante en la búsqueda del ser humano: siempre buscamos sentir.

¿Qué necesito?

El marketing experiencial tiene características muy específicas que lo hacen accesible a todo tipo de empresas, no importa el tamaño de tu negocio ni la industria a la que pertenezcas, el objetivo de esta estrategia es la satisfacción del cliente por lo que el concepto es adecuado para cualquier giro. Esta estrategia se basa en un principio básico: las personas compran con las emociones no con la razón.

¿Por dónde comenzar?

Diseña momentos que estimulen los sentimientos de una persona que la impulsen a realizar una compra. Para lograrlo es importante identificar las modalidades en que se puede aplicar el marketing experiencial:

1- Experiencia de consumo: se centra en la ambientación del negocio, se busca crear una atmósfera dentro del establecimiento que estimule los sentidos mediante la decoración, música, aromas, imágenes, acomodo del local, diseño de producto y todo lo que generare un estilo de vida y conecte con la parte aspiraciones del ser humano. El simple hecho de entrar al local y consumir un producto se convierte en un momento placentero para el cliente.

Ponemos como ejemplo a Starbucks quien revolucionó el concepto de cafeterías creando una atmósfera con aromas, música y una atmósfera que creo una oficina comunitaria ideal para emprendedores, hombres de negocios y todo tipo de personas que busquen un lugar confortante donde trabajar.

2- Experiencia de compra: estos estímulos se enfocan en el cierre de una transacción, como dar tarjeta de regalos, promociones inesperadas, liquidaciones o regalos. Estas acciones tienen la finalidad de provocar el cliente vuelva pues no solo le estas dando un cupón para su próxima compra, le estas otorgando una razón para volver.

3- Experiencia de uso: esto está relacionado con el uso que le da al producto o servicio, que sea práctico, cómodo o simplemente le dé al cliente lo que estaba buscando. Cuando se tiene una experiencia favorable con un producto la percepción de calidad hacia la marca se incrementa.

Buscar generar emociones en tu negocio siempre será un factor que te distinga de la competencia, sobre todo en un mercado competido donde al consumidor le es difícil distinguir los beneficios entre un producto y otro. Cuando le das un valor agregado a tu producto o servicio con el marketing experiencial le permites al cliente tener una razón para escoger tu marca y además crear un vínculo entre tu cliente y tu negocio.

Sin Comentarios

Publica un comentario

WhatsApp chat