Del marketing al neuromarketing: Cómo llegar a la mente del mercado

El neuromarketing trae consigo un conjunto de recurso de enorme valor para investigar el mercado, segmentarlo y desarrollar estrategias exitosas. Estos recursos se basan en el conocimiento de los procesos vinculados a la preparación sensorial, el proceso de la información, la memoria, la atención, las emociones y los mecanismos que interactúan en el aprendizaje y toma de decisiones del cliente.

La antropología sensoria y el neuromarketing facilita la comprensión de las verdaderas necesidades de los clientes y permite superar potenciales errores por desconocimiento de sus procesos internos y metaconscientes.

El neuromarketing trae consigo un conjunto de recurso de enorme valor para investigar el mercado, segmentarlo y desarrollar estrategias exitosas. Estos recursos se basan en el conocimiento de los procesos vinculados a la preparación sensorial, el proceso de la información, la memoria, la atención, las emociones y los mecanismos que interactúan en el aprendizaje y toma de decisiones del cliente.

La antropología sensoria y el neuromarketing facilita la comprensión de las verdaderas necesidades de los clientes y permite superar potenciales errores por desconocimiento de sus procesos internos y metaconscientes.

Si una marca despierta una respuesta en la corteza somatosensorial, puede inferirse que no ha provocado una compra instintiva e inmediata.

El denominado botón de compra parece ubicarse en la corteza media prefrontal. Si esta área se activa, el cliente no está deliberando, está decidiendo a adquirir o poseer el producto.

Cuando se utiliza la resonancia magnética funcional por imágenes, cada exploración permite ver cómo y dónde se activa el cerebro ante cada estímulo mientras éste trabaja.

A través del cerebro, interactuamos con el mundo social y físico que nos rodea.

La realidad penetra en el cerebro mediante símbolos materiales, como las ondas acústicas, luminosas, etc., que a su vez se traducen en impulsos nerviosos que viajan por los circuitos neuronales.

Estas funciones, que son el resultado de la activación y combinación de mecanismos complejos, pueden agruparse en tres grandes tipos cuyo estudio es de enorme interés para el neuromarketing:

Sensitivas: porque el cerebro recibe estímulos de todos los órganos sensoriales, los compara, los procesa e integra para formar nuestras percepciones.

Motoras: porque el cerebro emite impulsos que controlan los movimientos voluntarios en involuntarios de nuestros músculos.

Integradoras: porque el cerebro genera actividades mentales como el conocimiento, la memoria, las emociones y el lenguaje.

Sin Comentarios

Publica un comentario

WhatsApp chat WhatsApp